Historia

Rivadavia

Un poco de  historia

Hacia el siglo XVIII, nuestro territorio departamental pertenecía al  llamado entonces: “Curato de Corocorto”,  una de las  tres partes en que estaba  dividida la provincia  de  Mendoza, cuando pertenecía a  la capitanía de  Chile. Esta jurisdicción estaba ubicada entre el margen izquierdo del  Río  Tunuyán, hacia el Este el Desaguadero y al Oeste la  localidad de Las  Ramadas.
Esto fue el origen del departamento, un  asentamiento que surgido junto a las márgenes del río Tunuyán,  que era la fuente de vida y nucleaba como  ámbito, actividades de transporte de carretas con  sal hacia Corocorto y San Luis, cruzando  por “pasos”, el río. En torno a esos  Pasos llamados. Copis, Barrancas, Otoyán, Ensenada Olguín (hoy  Santa  María de  Oro) se fueron  construyendo asentamientos de madera y techos de paja o  totora para  dar albergue a los  arrieros, dichas  construcciones eran llamadas “Ramadas”.
Pronto, los que fueron asentamientos provisorios se transformaron  en sitios estables, dado que los salineros necesitaban descansar, refrescar sus animales, arreglar sus carretas  o esperar que las aguas del río bajaran, quedándose por  tiempos largos en las Ramadas. Primero  hubo  dos postas de “las Ramadas”, luego, cerca de la  última que se  creó, nace un caserío,” La Ramada” o  aldea de las  Ramadas, que luego será   la  Villa de  San  Isidro.
Según  el  historiador Juan  Ramón  Gutiérrez, el cambio de  nombre de  las  ramadas  por  San  Isidro, se debió a un  milagro que  tuvo por protagonista  a un  sacerdote: Fray  Cristóbal de  Valera, quien abrazado a una estatuilla de madera que representaba a  San  Isidro  Labrador, cruzó las peligrosas aguas del  Tunuyán  para dar santo sacramento  a un  moribundo sin sufrir riesgo alguno. Desde este  hecho se comenzó a  hablar del “milagro de San  Isidro” y se desplazó el  nombre de las  Ramadas  por el del Santo Patrono de las Mieses.

Cuando  los  españoles  llegaron a  esta zona encontraron tierras sembradas con maíz, zapallos y también  papas, llamadas ”criadillas  de  la  tierra” por los conquistadores, que desconocían y  luego  apreciaron. La tierra era generosa, había pasto tierno, alfalfa,  sembradíos de trigo y luego el ganado vacuno y ovino que, en ese  contexto  prosperó prolíficamente.

En 1810 ya  nuestro departamento tenía la denominación “San  Isidro”. En  1859, al  crearse el  departamento de  Junín, se llamó Villa de  Junín,  en 1872 la  Villa de  San  Isidro  recupera  su  nombre y  pasa a ser  cabecera de la  población del Retamo.
Pedro  Moyano  Cornejo recibió por sus servicios a la corona de España, una enorme extensión de  tierra: El  Valle de  Uyata, cuyo  jefe  indígena era  Pasambay. Estas  tierras  correspondían a toda  la extensión de nuestro  departamento y  más. En el  mejor lugar de ese territorio, con pastos tiernos y  maizales, cultivados por los indios, Moyano fundó su estancia: El rodeo de  Moyano se  conoció como  Estancia de la Reducción y por  último  “Reducción”, uno de los  más antiguos  distritos de  nuestro departamento. En este  lugar también  quedó uno de los  últimos reductos de  indígenas. En esa  época los indios eran  considerados  vasallos del  rey y si  bien , legalmente, estaba  prohibido  maltratarlos y abusar de su trabajo, los encomenderos los trataban  como esclavos, ellos fueron los que  abrieron los primeros  cursos de riego y mano de  obra de  construcciones también.

Como lugar de descanso  para  el trajín de hombres y animales, en un  espacio  tranquilo y  cuidado, nace “La  Libertad”. Allí se encontraba  uno de los  primeros  talleres de  herrería para reparar las carretas desvencijadas por los  largos  viajes, algunos de estos de mes y  medio de  duración. En  esa casi porción de desierto, comienzan a hacerse tareas de carpintería, talabartería y lo que  iba  demandando el trabajo de los arrieros. Entre los  primeros  pobladores de La Libertad, se mencionan a los  doce hermanos  Ferreyra, procedentes de  San  Luis, quienes  aportaron al lugar  la cultura que traían. Bibiana  Glow de  Ferreyra , en esta  familia, se destacó por aportar a este lugar la organización  de una instrucción  musical, intelectual y religiosa, primero lo  hizo con sus  hijos y  familia y  luego esta tarea se  fue extendiendo a  otros pobladores. Ella marcó lo que sería  la  base de la escuela “Cornelio  Saavedra”, la  Capilla y los  primeros talleres de la  zona.
El primer Subdelegado de Rivadavia fue Don  Isaac  Estrella. Nació en el 1820 y  murió en  1879. Hizo construir puentes y desagües para  ciénagas, hizo plantar  árboles, gestionó escuelas y nombramientos de maestros y, en el tema salud, afrontó con seriedad las epidemias también se hizo responsable de controles sobre hurto de ganados y de problemas delictivos que acosaban en esa época a la sociedad.
La calle “Chañar” fue una de las  más antiguas de nuestro departamento, ésta  cortaba con la calle ”Del Medio” que pronto se convirtió en la carretera Real que unía, nada menos, que  Mendoza con el  Litoral y el  puerto de  Buenos  Aires.
A mediados del  siglo XIX aparece en el villorrio de San Isidro, Fernando  Bravo, oriundo de  Chile, quien donó los terrenos de lo que sería nuestra  primera  plaza  departamental. Nuestra plaza logró, en 1918 su definición como jardín artístico cuya belleza fue admirada y disfrutada  tanto por rivadaviences como por  visitantes; por las bellezas vegetales  autóctona y  exóticas que le merecieron un  premio del  gobierno  francés, como la  mejor de  Mendoza por su  diversidad de plantas y  flores.

Documentación del  Archivo  Histórico, ubica este  hecho en  el  año 1851. Bravo, también un  ferviente  católico, observó que el naciente  pueblo  no tenía  capilla o centro de congregación religioso alguno y es así que, con sus conocimientos de constructor y la ayuda de su familia levantó el  primer  templo de  nuestro departamento. Cerca  de  la plaza, Isaac Estrella, realizó al costado de los terrenos de la  Plaza, el  Primer Corralón del pueblo.

En 1884 la Legislatura de la Provincia aprueba y promulga la ley por la que se crea  una nueva jurisdicción independiente, denominada desde entonces y  hasta ahora: Rivadavia, el decreto de creación expresa, en su parte más importante, lo siguiente: "Con parte de los pobladores de San Martín y Junín, se construirá un nuevo departamento que se llamará Rivadavia". Uno de los principales   protagonistas, por su  iniciativa, de la concreción de la creación de  nuestro departamento fue el general, gobernador en ese entonces: Rufino  Ortega.  En esa  época ya  nuestro Departamento contaba con canales, acequias y otras  obras, una  población creciente, nuevas calles y terrenos  cultivados. Las principales  actividades  económicas eran la explotación de pasto (alfalfa), la  cría de  ganado y la agricultura con un predominio de plantación de  vides, entre  otras especies.

Siendo  Isaac  Estrella subdelegado , en el  año  1853 se designó a  Maximiano  Gómez como el  primer maestro a  sueldo de  nuestro  pueblo. Según  Estrella: ” la educación de los  niños es  lo  más  importante para el  porvenir de  nuestro  pueblo”, en ese entonces  el subdelegado  amenazaba  a los  padres indolentes  respecto a la educación de sus  hijos con  multas si  no los enviaban a la escuela.

El  primero de agosto de  1853 empieza a  funcionar la primera escuela  de nuestro departamento en  calle Lavalle. En  1910  Rivadavia  contaba con  diez escuelas.
En  el  año  1888 el  señor  Peregrino  Román  construyó el  Canal  los  Andes, con  una extensión de  332  kilómetros. Esta obra se terminó en  1889 y sirvió  como  cauce  de  cultivos a  más  de  6.000 hectáreas. Los distritos que se favorecieron con esta obra, entre otros  fueron: Campamentos,  El Mirador y  La  Central.

Hacia 1900, la Villa Cabecera del departamento recibía a inmigrantes chilenos, italianos, turcos otomanos, etc., quienes, con su cultura y trabajo, van a transformar y marcar la identidad futura del departamento, tanto en lo cultural como en lo  productivo. Los aportes de la inmigración  fueron fundamentales en el progreso de la agricultura. En esta época ya existían  instituciones sociales, clubes, pequeñas industrias y comercio, imprentas, librerías, confiterías, etc.
En  el año 1903 se construye la  primera  Casa  Municipal en  Lavalle y  Aristóbulo del  Valle, (anteriormente funcionó en  forma  muy  rudimentaria en calle  San Isidro y  San  Martín), nuestro departamento tiene  ya también su cementerio, la plaza central del departamento, el puente  que cruza el  río  Tunuyán que en sus orígenes  fue de  madera y  luego de  hierro y  hormigón. Estos espacios han  vivido las  modificaciones  lógicas de  todo  avance, refacciones, remodelaciones, ajustes, etc., pero aún están en el  mismo  sitio que les dio  origen.
El  tren llega a darle vida  nueva a este departamento, el 26 de  enero de  1908 se  inaugura el ramal  férreo que atraviesa nuestro  pueblo, esta es  llamada” Estación  Rivadavia”. Comienza  un cambio  productivo y de evolución en el  pueblo, traslado de pasajeros, transporte de  productos agrícolas e industriales. Trabajo para ferroviarios, obreros municipales de  mantenimiento y  desarrollo de comercio, hospedaje en zonas aledañas. La Estación estaba  ubicada en  Calle  Vicuña  Prado.
Hasta aquí  hitos  históricos  muy  importantes en la  configuración de  nuestro  departamento. A esto se  le suma el desarrollo de lo  que  fue el  emporio  agroindustrial de  Juan  B. Gargantini: bodegas y  fábricas de elaboración, plantíos, auge de empleo y  producción en esta  zona y   el complejo  céntrico  cultural y  arquitectónico de Centorbi que nos  ha dejado  uno de sus más preciosos  bienes: El  Cine  Teatro  Ducal, con más de 800 butacas, uno de los  pocos edificios de este  tipo que quedan en la  Argentina.
Rivadavia  se  ha desarrollado culturalmente, en  educación, vitivinicultura (bodegas y viñedos), Es un  pueblo que  crece y  enfrenta su presente con  vista al  futuro, se adapta a los cambios que implican  desarrollo en distintas áreas socioculturales y económicas, se reconoce con una identidad  única  que se proyecta hacia el afuera.

Fuentes: Rayner  Gusberti y Profesor Gustavo  Capone

Imprimir

Rivadavia

Digital

El Plan que acerca a los ciudadanos
a la sociedad del conocimiento.

VER >>

Obras

Públicas

La infraestructura de obras y servicios distribuidos en el Departamento!

MAS INFORMACIÓN >>

Nuestra

Historia

Un recorrido por nuestra historia, reflejada en una serie de fascículos, con el aporte del Profesor Gustavo Capone.

VER >>

Joomla! ©2005-2009 Open Source Matters, Inc. All rights reserved.